La bicicleta es economía

Home / Info / La bicicleta es economía

No sé nada de economía (después de esto seguramente podrán confirmarlo) pero tengo una sensación y lo vengo planteando hace un tiempo pero por ahí de manera un poco desprolija en nuestras pequeñas intervenciones en el Fachiobook.

Vivimos en una época en que la economía, mal que nos pese a muchos, es algo que ronda todo el tiempo en nosotros y es un factor principial también para muchos en la vida diaria y principalmente para los estados, gobiernos y empresarios, tengamos el poder adquisitivo que tengamos. Muchas veces es el centro de muchas cosas de las que hacemos y de lo que somos o de las que se van imponiendo socialmente.

Sin duda, todas las épocas tuvieron un fuerte factor económico, pero esta época en la que vivimos, es centralmente económica, pareciera que todo el tiempo podríamos desaparecer de un día al otro por las crisis y que todo el tiempo nos realimentamos por el consumo diario.

También, desde mi opinión, la economía es el principal argumento para convencer a mucha gente del uso de la bicicleta en recorridos medio-cortos en una ciudad, principalmente por la ventaja económica que tiene comparado con un coche. Aunque bueno esto no importa mucho, todos los argumentos son válidos e importantes.

Creo que es contundente y las comparaciones son relevantes.

La ecología es otro factor no menos importante, pero, más intangible para mucha gente y a veces se hace un poco complejo que ese argumento se convierta en menos convincente.

Pero también es verdad que mucha gente prioriza la supuesta comodidad que puede darle un coche antes que sus gastos.

Lo innegable es que la economía y nuestro desplazamiento en bicicleta por la ciudad, a pesar de lo anterior dicho, no está relacionada sólo con nuestra billetera. Sabemos ya lo que cuesta cargar un tanque de nafta, de gasoil, de gas, también lo que cuesta comprar un auto en comparación a una buena bicicleta, lo que cuesta mantener al cuidado de uno o varios coche, sus repuestos, un seguro contra riesgos y los impuestos correspondientes que cada ciudad. Diría que ya no tiene sentido comparar los gastos que produce un coche a una bicicleta (o el uso de transporte público). La bici o el transporte público siempre es más económico.

Pero parece que la economía automotriz está muy relacionada con muchísimos aspectos que nos rodean y también con la economía de mucha gente.

Para muchos paises con poderosas economías, la industrialización, la fabricación y compra de coches fue y es un aspecto sustentor de sus economías (por todo lo que genera también indirectamente) y ahora mismo viene sucediendo esto en países que sus economías se han fortalecido. Es el caso de Brasil y Argentina para dar un ejemplo en la región de América Latina.

En 2011 en Argentina se vendieron cerca de 900.000 coches 0KM. Independientemente de porque la gente compre coches y de donde provenga exactamente cada pieza de ese coche no podemos dejar de pensar que esa industria favorece a nivel económico a mucha gente ya sea un empresario, político, empleador o empleado.

Es entonces complejo y contradictorio muchas veces luchar contra esto, muy dificil, y a pesar de nuestro fanatismo por el uso de la bicicleta en la ciudad y el ciclismo urbano no podemos pretender que de un día para el otro la industria automotriz desaparezca sin que eso tenga un resultado devastador para los que directamente e indirectamente están favorecidos por este tipo de industrias.

Pero también se puede pensar que la bicicleta podría ser un impulsor de la economía u otra rama importante de ella. ¿Qué factores y puntos favorables deberían estudiar los gobiernos, las empresas, sus empresarios y por cierto los ciudadanos?

-La reducción en presupuesto por grandes obras y por mantenimiento de tránsito en las grandes ciudades. No es lo mismo realizar obras para coches que para bicicletas y mucho menos el mantenimiento de una ciudad poblada en altos porcentajes de bicicletas.
-La reducción de altísimos costos como resultado de accidentes de tránsito. Tanto heridos como fallecidos.
-El ahorro en salud como producto de accidentes o como buenos resultados en la población por el uso de la bicicleta.
-La indirectamente inversión en políticas ecológicas y la reducción de emisión CO2.
-La inclusión de la bicicleta en grandes porcentajes y con buenas políticas concientizan al conductor de automovil para reducir la velocidad promedio en la ciudad reduciendo probablemente aun más los accidentes de tránsito.
-La producción, fabricación, venta y comercialización en grandes cantidades, de todo tipo de bicicletas puede ser un buen punto a tener en cuenta, así como es el auto, puede ser la bicicleta.
-La comercialización de accesorios y productos para bicicletas tanto o parecido a los cochees podría ser un punto importante también a estudiar.
-La mano de obra en reparación, producción y recuperación de bicicletas.

Claro, no hay que ser inocente, y tampoco hay que ser utópico, la bicicleta no usa petróleo y estamos hablando de un importante negocio en el mundo pero tampoco podemos pretender, como decía antes, cambiar de un día para el otro, es el momento de empezar a concientizanos con este tema y transmitirlo al resto y obviamente considerarlo en el futuro para saber que piensan nuestros gobernantes y que políticas tienen en mente.

Pero también sería bueno pensar si la bici no puede ser un disparador de economías especialmente para países que necesitan salir de crisis económicas con inversiones no tan grandes.

¡Comparte!

Comentarios(3)

  • Gloria Dávila Alejo
    13 octubre, 2012, 13:02  Responder

    Comparto con ustedes todas las propuestas y quiero añadir una más…puede ser cierto que la fabricación de automóviles mueve la economía y genera ciertas mejoras en los teritorios donde se fabrican, porque la mano de obra sigue siendo numerosa y concierne a industrias secundarias pero nunca se reparten los beneficios y las condiciones de trabajo no son poco malas en general…en cuanto a los royaltis que genera la explotación petrolera sabemos dónde van y casi nunca vienen así como su próxima finitud y las consecuencias terribles en los territorios con yacimientos que su control ha provocado en tantas ocasiones

Deja tu comentario